Hoy Quiero Volver Solito [Reseña]

Días atrás, mi compañero Mauro Vargas les compartió en un post anterior su ansiedad por ver el estreno de la galardonada Hoy Quiero Volver Solito (Hoje Eu Quero Voltar Sozinho), filme al que ingratamente la piratería se le ha adelantado, ya que hace unas horas (con notable tristeza) se vieron en la necesidad de compartir el enlace para su visualización de forma gratuita en una de sus fanpage oficiales; momento en que la curiosidad me consumió por completo, al punto de no poder evitar apreciarla instantáneamente.

En su punto medular, la trama es simple: se relata un momento de la vida de un joven ciego (Leo) que anhela experimentar el estar enamorado, y quién en el camino se descubre como homosexual, confesando sus sentimientos a quién juega el papel de mejor amiga (Gi) al conocer al tío nuevo de la clase (Gabriel).

solitomil

Y es precisamente la simpleza de su trama lo que la hace tan compleja, diversa y deliciosa, ya que la homodiscapacidad (término que me acabo de inventar ¿y qué?) es una realidad que vivimos muchos jóvenes de Brasil, México y el mundo. Una realidad poco irreal, un tema tabú altamente juzgado y poco estudiado, una doble discriminación que la sociedad efectúa debido a sus paradigmas, estándares culturales e ignorancia. Representamos la minoría de las minorías, pa´que me entiendan.

Temática que invariablemente la vuelve llamativa y controvertida, suceso que si bien es parte de la generación de interés y el engagment de receptores; apruebo totalmente dado a lo excepcional del filme, no por el hecho de abarcar el aún estúpidamente polémico amor homosexual, o la inclusión de algún personaje que vive una discapacidad, (vámonos olvidando de esos morbosos estereotipos), sino porque su sensacionalidad radica principalmente en la naturaleza y cotidianidad de sus protagonistas, en cómo se desenvuelven, equivocan y aprenden de cada experiencia. En cómo descubren el mundo, y lo proyectan/viven desde su perspectiva y estilo de vida. Nos da una cátedra de cómo contar una historia, así como transmitir e impregnar de emociones al espectador sin la necesidad de una producción altamente costosa.

Una historia con la que te ríes, te agobias, reflexionas, lloras y te emocionas en tan sólo 92 minutos.

Es un largometraje que te mueve, que te inspira, que trata la confusión y fragilidad del cerebro adolescente y me atrevería decir que humano, enfatizando nuestros miedos e inseguridades; e incluyendo una perspectiva de un grupo considerado como vulnerable y excluido en su mayoría de las oportunidades equitativas de desarrollo y calidad de vida.

¡Hace tanto tiempo que no disfrutaba así un filme!

Sin duda es altamente recomendada, al punto que podría asegurar su proximidad a convertirse en una película de culto, en un parte aguas tanto en el cine brasileño, independiente, de temática gay e incluyente. Ni qué decir en la manera en que concluye, es simplemente excepcional, liberador, gracioso, impecable, ideal. Justo como debe concluir todo filme.

BONUS: He visto comentarios acerca de una posible secuela, de verdad espero no suceda, es innecesario para tal obra maestra.

Autor: Guz Guevara

Mercadólogo en constante aprendizaje. Promotor de la inclusión social efectiva de las personas con discapacidad. Conferencista y Facilitador de Discapacidad y Desarrollo Humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *